Tecnología

La tecnología cumple un papel central en las instituciones financieras y es un elemento fundamental de la innovación que se está desarrollando para promover la inclusión financiera.

El uso de la tecnología por parte de los proveedores de servicios financieros puede mejorar enormemente la eficiencia organizacional. La gestión digital de las carteras y los sistemas de registro de datos, por ejemplo, mejoran la capacidad de un proveedor para medir y entender con exactitud el estado de su organización, además de informar a los entes reguladores y fuentes de financiamiento. El acceso generalizado a dispositivos móviles y las mejoras en las tecnologías de las comunicaciones permite que el personal que trabaja en el terreno obtenga y transmita datos en tiempo real a las oficinas centrales y ofrezca información actualizada a los clientes, por ejemplo, sobre los saldos y el estado de solicitudes de préstamo pendientes. Como la tecnología cambia tan rápido, los proveedores deben evaluar continuamente sus sistemas y procesos, e identificar cómo los avances tecnológicos pueden mejorar su manera de hacer negocios.

La tecnología también está cambiando aceleradamente los modos de acceso de las personas a los servicios financieros y de interacción con los proveedores de servicios financieros. El avance de la tecnología móvil sentó las bases para una nueva era de servicios financieros en muchos países. Las redes de agentes y otros tipos de negocios que han sido posibles gracias a la tecnología permiten que los clientes realicen muchas transacciones básicas, como pagos entre personas, pagos de servicios, depósitos y otros, sin tener que ir a una sucursal bancaria. 

Un hombre arreglando una televisión. Por Deba Prasad Roy, Concurso de Fotografía CGAP 2014.