Aprenda más sobre microfinanzas

¿Qué son las microfinanzas?
Mostrar más
Mostrar menos

Las microfinanzas comprenden la prestación de servicios financieros a personas de bajos ingresos. Se refieren a un movimiento que concibe un mundo en el que los hogares de ingreso bajo tienen acceso permanente a servicios financieros de calidad y accesibles dirigidos a financiar actividades que produzcan ingresos, generar activos, estabilizar el consumo y entregar protección contra riesgos. Inicialmente, el término estaba estrechamente vinculado con los microcréditos —préstamos muy pequeños a prestatarios sin salario y sin o con escasas garantías—, pero se ha ampliado para incluir una variedad de servicios, como ahorros, seguros, pagos y remesas.

Las instituciones de microfinanzas (IMFs) y otros proveedores de servicios financieros desarrollaron en las últimas décadas productos y métodos de prestación capaces de satisfacer las diversas necesidades financieras de las personas de bajos ingresos. Por ejemplo, a diferencia de otras formas de préstamos, los micropréstamos recurren a metodologías como los préstamos y las responsabilidades grupales, los requisitos de ahorro previos al préstamo y el aumento gradual de la magnitud de los préstamos, lo que permite evaluar la solvencia de los clientes. Los proveedores de servicios de microfinanzas siguen perfeccionando sus conocimientos acerca de las necesidades financieras de sus potenciales clientes y adaptan, en consecuencia,  sus productos y metodologías.

¿Qué es la inclusión financiera?
Mostrar más
Mostrar menos

El objetivo de la inclusión financiera es desarrollar mercados financieros que ofrezcan responsablemente más productos a menor costo a un mayor número de personas. Los mercados inclusivos desde el punto financiero abarcan un ecosistema amplio e interconectado de actores de mercado e infraestructura que permite brindar productos financieros en forma segura y eficiente a los usuarios de bajos ingresos. Entre los actores de mercado se incluyen bancos, cooperativas financieras, emisores de dinero electrónico, redes de pago, redes de agentes, aseguradoras e instituciones de microfinanciamiento.

Actualmente, las iniciativas de inclusión financiera se basan en la labor realizada por los prestadores de servicios de microfinanzas durante las últimas décadas. Lo que comenzó como el otorgamiento de préstamos a personas pobres para que constituyeran microempresas ha evolucionado hasta convertirse en una iniciativa mundial orientada a brindar a los pobres acceso a diversos productos y servicios financieros.

Las investigaciones y la experiencia demuestran que, además de obtener crédito, las personas de bajos ingresos ahorran, realizan pagos, contratan seguros y utilizan una variedad de otras herramientas para manejar los complejos aspectos financieros de sus vidas. A través de las iniciativas de inclusión financiera se procura que estos y otros productos estén disponibles para toda la población de una manera segura, adecuada y eficaz en función de los costos.

¿Qué es la banca móvil?
Mostrar más
Mostrar menos
El concepto de banca móvil se refiere a las transacciones financieras realizadas a través de un dispositivo móvil. Este modelo tiene el potencial de llegar a más clientes, a un menor costo y de manera más práctica que los servicios bancarios tradicionales que dependen de las sucursales fijas.

Con la rápida expansión mundial de la tecnología móvil, este tipo de banca ayuda a una gran cantidad de personas que no tenían acceso a los servicios financieros. Los operadores de redes móviles, los Gobiernos y las instituciones financieras (desde grandes bancos comerciales hasta IMFs) reconocen y han comenzado a aprovechar el potencial de la banca móvil. Algunos Gobiernos y sus bancos centrales también han comenzado a aplicar políticas de “sistemas electrónicos” para reducir el uso y, por lo tanto, el costo del dinero en efectivo en sus economías.

Los investigadores están analizando los casos exitosos y los fracasos de la banca móvil a fin de entender las fuerzas del mercado, los modelos de negocios y los requisitos necesarios de este ecosistema para respaldar experiencias satisfactorias en otras partes del mundo.
¿Qué servicios financieros usan los pobres?
Mostrar más
Mostrar menos

Una de las realidades de vivir en la pobreza es que el ingreso puede ser irregular y poco confiable. Las personas que viven en situaciones de pobreza necesitan acceder a diversos productos y servicios financieros ajustados a sus circunstancias. Los servicios financieros pueden ayudar a las personas a generar activos mediante ahorros o financiando actividades que generan ingresos, además de facilitarles el manejo de crisis, como emergencias médicas, muertes, robos o desastres naturales. La investigación titulada Portfolios of the Poor (i) -Portafolio de los Pobres-  muestra que, a pesar de los muchos obstáculos, incluso las personas que sobreviven con US$ 2 al día tratan de ahorrar, obtener créditos, contratar seguros, y hacer pagos y transferencias utilizando los medios a su alcance.

El problema sigue siendo que las personas de bajos ingresos pagan costos altos y en ocasiones dependen de opciones inseguras, impredecibles e inescrupulosas para acceder a productos y servicios financieros básicos, y es por esa razón que el movimiento de inclusión financiera apunta a promover la oferta integral de productos financieros a precios justos y sin los riesgos que enfrentan los pobres hoy en día.

¿Qué tipos de instituciones ofrecen servicios financieros a clientes pobres?
Mostrar más
Mostrar menos
Los pobres necesitan muchos tipos de productos y servicios financieros, y es cada vez mayor la diversidad de organizaciones que les ofrecen servicios de ahorro, seguros, transferencias y crédito. Además de los organismos tradicionales, tales como las instituciones de microfinanzas, las mutuales de crédito, las cooperativas y los bancos, otras entidades, incluidos los operadores de redes móviles, están usando la tecnología para desarrollar nuevos métodos que permitan llevar estos servicios a los pobres, en ocasiones en asociación con instituciones financieras ya existentes.
¿Qué papel tiene el Gobierno en el apoyo a las iniciativas de inclusión financiera?
Mostrar más
Mostrar menos

Los Gobiernos respaldan la inclusión financiera en tres áreas clave. En primer lugar, fijan reglas y regulan de manera adecuada el contexto para la inclusión financiera, equilibrando la voluntad de ofrecer servicios financieros a los más pobres con medidas de protección al consumidor. En segundo lugar, pueden promover la infraestructura, ya sea financieramente o incentivando las inversiones del sector privado, para respaldar la expansión de los servicios financieros.

Esa infraestructura puede incluir, por ejemplo, sistemas de pagos móviles, redes de puntos de venta o registros de información crediticia. En tercer lugar, pueden contribuir impulsando el volumen de transacciones a través de depósitos electrónicos de pagos gubernamentales (por ejemplo: pagos sociales, salarios o pagos de pensiones) en cuentas orientadas a la inclusión financiera. A través de estas tres alternativas, los Gobiernos pueden tener un papel fundamental en esta materia.

¿Dónde puede encontrar datos sobre inclusión financiera?
Mostrar más
Mostrar menos

Los datos sobre el desempeño financiero y social de más de 2000 instituciones de microfinanzas (IMFs) están disponibles en el sitio en línea de MIX Market (i). Se incluye información sobre medidas para aumentar la cobertura de clientes, estados financieros simplificados y varios indicadores estándares de desempeño financiero. Además, la Campaña de la Cumbre de Microcrédito reúne datos anuales sobre el nivel de alcance de cientos de IMFs en todo el mundo. Anualmente, se publican resúmenes en el Informe del Estado de la Campaña de la Cumbre de Microcrédito.

Otras fuentes de información sobre la inclusión financiera y temas relacionados son:

Global Findex: la única fuente de datos a nivel mundial concentrada en el lado de la demanda, que permite realizar análisis comparativos entre países a nivel internacional y regional. Incluye datos de 148 países y recopila información sobre 506 indicadores entregada por al menos 1000 personas mayores de 15 años dentro de cada país.

Encuesta de Acceso Financiero (FAS, por sus siglas en inglés) del Fondo Monetario Internacional (FMI): se trata de una amplia base de datos sobre la inclusión financiera, que se concentra en el lado de la oferta. Contiene información anual sobre 189 jurisdicciones, incluidas todas las economías del Grupo de los Veinte (G-20), que abarca un periodo de nueve años (2004-2012). La administración de los datos y los metadatos es responsabilidad de cada país. 

FinScope: una encuesta representativa a nivel nacional que explica cómo gestionan sus vidas financieras las personas. Además, ofrece información acerca de las actitudes y las percepciones acerca de los productos y servicios financieros. El tamaño de la muestra varía considerablemente entre país y país, y, a la fecha, las encuestas incluyen respuestas que cubren entre 1000 y 21 mil personas.

Encuesta Global sobre Adopción de Dinero Móvil de GSMA: encuesta a nivel mundial destinada a ofrecer a los gerentes encargados de lanzar servicios de dinero móvil un panorama  más claro del desempeño de sus servicios. Fue iniciada en 2011 por el Programa Dinero Móvil para las Personas no Bancarizadas de GMSA. En la encuesta de 2013 participaron 114 proveedores de servicios en 57 países, de los cuales 100 entregaron información sobre dinero móvil, 18 sobre seguros móviles y 12 sobre servicios móviles de crédito y ahorro.

¿Qué herramientas se usan para medir el impacto de las iniciativas de inclusión financiera?
Mostrar más
Mostrar menos

Dada la cantidad de dinero y esfuerzo que se invierte en la inclusión financiera a nivel mundial, es importante ir más allá de las pruebas anecdóticas y medir el impacto de las iniciativas.  Si se tiene información sobre el nivel de efectividad, los destinatarios y la eficiencia de los programas, es posible mejorar el diseño y aumentar el efecto de los mismos.

Para evaluar el impacto de un programa se utilizan diversos enfoques. El más sencillo es la evaluación de programas que se concentra en un conjunto de indicadores para examinar el bienestar del cliente antes y después del acceso a los servicios financieros (lo que los investigadores a menudo denominan “intervención”). La desventaja de este método es que no se pueden determinar relaciones de causalidad, por lo que los cambios observados pueden ser o no el resultado de la intervención.

Otros procedimientos, como los ensayos controlados aleatorios y las evaluaciones semiexperimentales, van más allá de la evaluación de programas, a fin de desarrollar un vínculo causal entre la intervención y los cambios en el bienestar de los destinatarios. Estos ensayos controlados aleatorios y las evaluaciones de impacto semiexperimentales pueden ofrecer datos más precisos acerca del impacto, pero son complicados y costosos y, en general, son dirigidos por académicos o personas con capacitación específica en este campo.

¿Qué medidas de protección al consumidor existen para los clientes?
Mostrar más
Mostrar menos

Las preocupaciones acerca de las tasas de interés excesivas, las prácticas de préstamo abusivas y el sobreendeudamiento entre prestatarios pobres han aumentado la atención en el concepto de financiamiento responsable y las medidas de protección al consumidor. Existen tres áreas principales en este sentido:

  • Protección al consumidor, regulación y supervisión, para garantizar que los clientes sean tratados de forma justa y adecuada, y que entiendan las consecuencias de sus acciones.
  • Mejores normas y códigos de conducta dentro del sector, con énfasis en la coherencia.
  • Más consumidores informados, que pueden ser más responsables de su propio bienestar financiero.

La comunidad de microfinanzas respondió con enfoques multifacéticos para concentrarse en la protección al consumidor y la obligación social que está detrás de la inclusión financiera y las microfinanzas. La Smart Campaign (i), el Grupo de acción sobre el desempeño social (i) y Truelift abordan aspectos distintos, pero complementarios, de la protección al consumidor y el desempeño social.

Por su parte, la comunidad de inversionistas creó una iniciativa sobre inversiones responsables. Los Principios para inversionistas en finanzas inclusivas(i) ofrecen un marco en esta materia.  

¿Quiénes son los clientes de las microfinanzas?
Mostrar más
Mostrar menos
Los clientes habituales de las microfinanzas tienen bajos ingresos y a menudo trabajan por cuenta propia en la economía informal, condiciones que en general no les permiten acceder a los bancos y otras instituciones financieras formales. Por lo general, tienen tiendas pequeñas o puestos de venta callejeros, crean y venden artículos que fabrican en sus hogares. En las zonas rurales, los clientes de las actividades de microfinanzas pueden ser pequeños agricultores y aquellos que procesan o venden cultivos y bienes.
 
Los clientes de las microfinanzas suelen estar apenas por debajo o por sobre la línea de pobreza, que en general se fija en un ingreso de US$ 1,25 al día, y la mayoría de los prestatarios son mujeres. En las últimas décadas, las instituciones financieras han desarrollado una serie de productos tendientes a satisfacer las diversas necesidades de este amplio mercado, que no recibe suficientes servicios.
¿Por qué son las tasas de interés más altas en los préstamos de microfinanzas que en la banca tradicional?
Mostrar más
Mostrar menos

Los préstamos pequeños son más caros de procesar que los más grandes grandes porque toman más tiempo para ser procesados. Sin historial de empleo o colateral, los préstamos de microfinanzas requieren una evaluación más práctica que requiere mucho más tiempo para determinar la solvencia del cliente. Las instituciones de microfinanzas (IMFs) suelen enviar a un representante a visitar al cliente como parte de este proceso, haciendo que el proceso sea aún más difícil y costoso en áreas remotas o muy poco pobladas.

Una vez que el préstamo es aprobado, las IMFs suelen enviar oficiales de crédito a desembolsar los préstamos y cobrar los pagos, lo que agrega también significativo si se compara con la forma en que los bancos tradicionales operan. Las IMFs tienen que cobrar tasas más altas que las tasas bancarias normales para cubrir sus costos y mantener el servicio disponible.

La buena noticia es que la tecnología y los nuevos modelos de negocios están creando oportunidades para reducir costos y llegar a más gente. Por ejemplo, los bancos y las IMFs pueden utilizar redes de agentes y los móviles para desembolsar préstamos y cobrar los pagos, en lugar de enviar oficiales de crédito a zonas remotas para realizar estas transacciones. Este tipo de innovaciones ayudan a reducir el costo de hacer negocios con los clientes pobres y, a su vez, puede reducir los cargos a los clientes.