Vivienda

La vivienda es uno de los gastos más importantes para cualquier familia, pero en especial para las que viven en los países en desarrollo. Los habitantes de los países más pobres deben afrontar precios de la tierra elevados, procedimientos complicados o totalmente inexistentes para acceder a los títulos de la tierra, materiales de construcción costosos y bajos niveles de ingreso o ahorro. A fin de gestionar la situación, muchos recurren a un proceso denominado construcción gradual, según el cual edifican y expanden sus hogares con el tiempo, a medida que pueden acceder a recursos para este fin.

Algunas instituciones financieras ofrecen préstamos de financiamiento para vivienda a personas de bajos ingresos para ayudar a cubrir esta demanda. Según la institución y el producto, los préstamos pueden cubrir la renovación o la expansión de una casa existente, la construcción de una vivienda nueva, o mejoras de infraestructura básica, como instalaciones eléctricas o de saneamiento. Las hipotecas para adquirir tierras o viviendas son menos habituales, pero existen en algunos mercados. Como en el caso de otros micropréstamos, los préstamos de financiamiento para vivienda en general no están asegurados por un aval, y se basan en una garantía grupal u otro tipo de capital social. 

Una granja avícola cerca de Santander, Colombia. Por Charlotte Kesl, Banco Mundial.