Bolivia: Con la mora más baja en microfinanzas en la región

Actualidad
Fecha de publicación: 
Marzo 2014
Autor: 
Martínez, M. & Sivilá Peñaranda, A.

Bajas tasas de interés y reducidos niveles de mora caracterizan al sector de las microfinanzas boliviano. ASOFIN y el Portal hacen un análisis.

 

Quinoa por Wim Opmeer Concurso de Fotografía CGAP 2013.

Bolivia es considerado el segundo país con las mejores condiciones para el desarrollo de las microfinanzas a nivel mundial y modelo en la región, por contar con las tasas de interés más bajas para los clientes y los niveles de mora más reducidos.

El Microscopio Global 2013 ubicó a Bolivia en el puesto número dos del ranking de entorno de negocios para las microfinanzas, después de Perú, gracias a que mantiene un marco regulatorio sólido y favorable para las microfinanzas, aunque se esperan importantes cambios tras la aprobación de la nueva Ley de Servicios Financieros (Ley No. 393) aprobada en agosto pasado.

El sistema financiero regulado boliviano cuenta con varios actores. Por un lado, están los bancos comerciales, la banca pública, el sector microfinanciero, compuesto por  los bancos de microfinanzas y los Fondos Financieros Privados, las cooperativas reguladas y las mutuales. Según la nueva normativa, los FFP pueden  convertirse en Bancos Múltiples o PyME, estas últimas con la posibilidad de colocación de créditos a la pequeña y mediana empresa, y a la microempresa.

Por el otro,  y con menor participación, aparecen las ONGs que operan en el sector (denominadas Instituciones Financieras de Desarrollo – IFD). Estas últimas  están en  proceso de inclusión a la regulación de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), su total integración al marco normativo es un paso previsto por la nueva Ley de Servicios Financieros.

La nueva legislación establece una mayor participación del estado en el sector de las microfinanzas bajo la premisa que “las actividades de intermediación financiera y la prestación de servicios financieros, son de interés público” y que “deben cumplir con la función social de contribuir al logro de los objetivos de desarrollo integral para el vivir bien, eliminar la pobreza y la exclusión social y económica de la población”.
 
En este marco, la ley incluye disposiciones para topes máximos de las tasas de interés para el financiamiento destinado al sector productivo y de vivienda de interés social  y niveles de cartera (con cuotas de préstamos destinados a financiar sectores productivos y de vivienda de interés social), niveles mínimos para las tasas pasivas (interés aplicado a los depósitos/ahorros), requisitos especiales para servicios en zonas rurales, tratamiento impositivo, entre lo más destacado.
 

Algunas cifras

El sistema microfinanciero boliviano mantiene una participación determinante en el sistema financiero nacional (SFN), en cuanto a prestatarios y número de cuentas de depósitos en cajas de ahorro y plazo fijo, representando el 64% y 45%, respectivamente del SFN. Así como también a nivel de agencias urbanas y rurales, con el 49% y el 58% del total del SFN, lo que muestra la marcada presencia del sector a nivel nacional.

A diciembre de 2013, la cartera del sistema microfinanciero superaba ligeramente los US$ 4 mil millones, representando el 33% de la cartera del SFN, con una tasa de crecimiento del 21,5%, con respecto al año anterior. Esta cartera fue colocada en un 35,4% en el sector productivo, lo que muestra el compromiso del sector por apoyar las actividades y proyectos productivos del país.

Según datos de la Asociación de Entidades Financieras Especializadas en Microfinanzas (ASOFIN), la mora del sistema microfinanciero asociado a la red, había registrado una tasa de 1% al 31 de diciembrede 2013 y de 1,02% a enero de 2014. El sistema bancario comercial, para las mismas fechas, registra tasas del 1,75% y 1,74%, respectivamente. En los casos del sistema cooperativo regulado y las mutuales, con tasas ligeramente mayores, los niveles de morosidad registrados fluctúan alrededor del 2%. Esto, sumado a que el nivel de endeudamiento de los prestatarios con una sola entidad del sistema financiero nacional es del 72,27% (27,73% es la tasa de clientes compartidos en términos de prestatarios en más de dos entidades financieras), muestra que no existen señales de endeudamiento en el presente.

Los desafíos para 2014

Sin dudas, el comportamiento del sector microfinanciero en 2014 estará fuertemente influenciado por la reglamentación de la nueva Ley de Servicios Financieros, el año electoral y el papel que jugará en el sistema la banca pública fortalecida y ampliada.

Un entorno operativo más regulado supondrá mayores retos para el sector de las microfinanzas, entre ellos, una reducción en los márgenes debido a topes en las tasas de interés que se suman al ya impuesto decretado en julio de 2012, del 12,5% a las ganancias de las instituciones financieras reguladas cuando el rendimiento sobre el capital sobrepasa el 13%.

Si bien, tanto el sistema financiero nacional como el sector de las microfinanzas, presentan niveles de morosidad muy bajos y no hay preocupaciones por sobreendeudamiento por el momento, es importante disponer de instrumentos de alerta temprana y continuar el monitoreo, para preservar la salud del sector y que este continúe siendo un ejemplo en la región.

Lo invitamos a visitar nuestra "Guía de Países: Bolivia" para acceder a más cifras sobre microfinanzas e inclusión financiera en ese país.

¿Cuáles son los desafíos de las microfinanzas y la inclusión financiera en Bolivia? Nos interesa su opinión. Déjenos un comentario en Twitter @Portal_MF.

Antonio Sivilá Peñaranda es Secretario Ejecutivo de ASOFIN
Mariana Martínez es Gerente de Contenido del Portal de Microfinanzas.

Las opiniones expresadas en este artículo, no reflejan necesariamente el punto de vista del CGAP.

Comentarios:
 
07 Abr 2014
Respuesta a comentario
 
En mi criterio, esto responde a una política de estado, que se orienta a cambiar los paradigmas que hasta el momento se han venido manejando en la industria microfinanciera, el paradigma anterior señala que las microfinanzas financian actividades de comercio y servicio, y en una mínima proporción a la producción, además que las tasas de interés que se aplican a los créditos son elevadas.
El nuevo paradigma señala que se pueden conceder créditos a tasas de interés razonables, en el caso de Bolivia fijadas por el órgano ejecutivo, y que el microcrédito debe financiar al sector productivo, esto por un tema de seguridad alimentaria y soberanía alimentaria.
 
 
Jose Antonio Sivila Peñaranda
Secretario Ejecutivo/ ASOFIN
Bolivia
 
04 Abr 2014
¿Requieren de mayor regulación?
 
Los datos muestran una gran profundización de los servicios microfinancieros en Bolivia con un nivel de morosidad bajísimo para el segmento, bajas tasas de interés para los clientes, alto nivel de clientes fidelizados con una sola entidad, que espero sea el resultado de la labor de asesoría de los oficiales de crédito, mostrando el segmento un bajo nivel de sobre-endeudamiento presente que demuestra una adecuada y responsable política crediticas por parte de las IMFs, entonces: ¿Por qué el Estado debe incrementar la regulación imponiendo topes a las tasas de interés y condicionando el destino sectorial de los créditos?
 
Anthony Blas
Perú
 
27 Mar 2014
Exemplos e Modelos / Ejemplos y Modelos
 
A Lei de Serviços Financeiros da Bolívia é um exemplo que os demais países da região devem seguir. A ABCRED esta desenvolvendo um trabalho para promover a autorregulação das OSCIP (ONG) seus membros e o modelo Boliviano nos inspira a seguir confiantes em nosso projeto.
La ley de servicios financieros de Bolivia es un ejemplo que otros países de la región deben seguir. ABCRED está trabajando en desarrollo para promover la autorregulación de OSCIP (NGO) miembros y el modelo boliviano nos inspira a seguir confiando en nuestro proyecto.
 
 
Pereira Almir
ABCRED Assoc Brasileira de Entidades Operad de Microcr e Microfinanças
Brasil
Tipo: 
Actualidad