¿Hacia dónde van las microfinanzas en el Perú?

Actualidad
Fecha de publicación: 
Febrero 2017
Autor: 
Cabrera, F.

COPEME realiza un diagnóstico del sector y pronostica el panorama para 2017.

El 2016 ha significado para las instituciones del sector microfinanciero esfuerzos por fortalecer sus áreas de cobranzas y de riesgos por la presencia de sobreendeudamiento en el sistema; además de buscar acrecentar sus patrimonios a través de un conjunto de estrategias, instrumentos y alianzas, por ello la continuidad de los procesos de fusiones en el sector (en mayo, CRAC Chavín - Edpyme Raíz, y en julio, F. Credinka - CRAC Cajamarca). A ello se le suma, la búsqueda de nuevos nichos de mercado teniendo aún como potencial la bancarización en zonas rurales. Asimismo, cabe resaltar la labor del Estado por impulsar la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera y el interés de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) por colocar a las cooperativas bajo su supervisión.  Clientes microfinanzas. Foto gentiileza COPEME.

En los últimos doce meses, se destaca la recuperación del dinamismo de las colocaciones del sector microfinanzas, que viene creciendo a tasas constantes cada vez más altas. Es así, que a septiembre 2016 presentó un crecimiento de 11,7%, tasa mucho mayor con respecto al crecimiento exhibido en septiembre (5,3%) y diciembre (6,7%) del año anterior. Esta recuperación es principalmente impulsada por los créditos de consumo cuya tasa de crecimiento a septiembre 2016 se ubica en 19% y representa casi el 23% del saldo total de colocaciones en el sector microfinanciero.

Por otro lado, se enfatiza que este crecimiento venga acompañado de una tenue mejora en la calidad de cartera, con un indicador de cartera en alto riesgo que a septiembre 2015 se ubicaba en 7,6% y al mismo mes del presente año se ubicó en 7,2%, niveles por debajo al del año 2014 (7,7%). Considerando los principales tipos de créditos que conforman la cartera de las microfinanzas, la mejora en la calidad de cartera se dio en los créditos a la mediana, pequeña y microempresa cuyo indicador de cartera en alto riesgo a septiembre 2016 fue de 10,7%, 9,0% y 5,8%, respectivamente; caso contrario a los créditos de consumo e hipotecario cuyo indicador de cartera en alto riesgo ha venido en aumento de 4,7% a 5,7% y de 2,6% a 3,5%, respectivamente, de septiembre 2015 frente al mismo mes del 2016.

Sin embargo, estamos bajo un contexto en que los resultados muestran una tendencia casi generalizada a la baja. El ROA pasó de 2,3% en 2010 a 1,7% en 2015, incrementándose ligeramente a 1,9% al tercer trimestre del 2016; y el ROE pasó de 15,1% en 2010 a 12,0% en 2015, incrementándose ligeramente a 12,5% al tercer trimestre del 2016. Cabe resaltar, que el grupo de Cajas Rurales continua presentando resultados negativos fundamentalmente por la morosidad, los mayores gastos operativos y el bajo nivel de ingresos financieros que caracterizan su limitado volumen de operaciones. Del mismo modo, el indicador Ingresos Financieros / Saldo de Cartera Promedio, conocido como “tasa de interés activa implícita”, muestra una tendencia a la baja (pasó de 28,5% en 2010 a 24,8% en 2015 y a 24,7% en Septiembre 2016).

¿Qué se puede esperar?

Para los próximos dos años, se espera un entorno económico más favorable, con la recuperación gradual de la demanda interna, moderación del dinamismo de la inversión pública y el retorno del ritmo de crecimiento de la inversión privada.

Con respecto al sector, se observa una desaceleración del crédito microempresa, principalmente en el mercado urbano, que crece prácticamente de forma vegetativa. Es por eso, que es fundamental la definición de una clara estrategia en cuanto a la orientación del mercado objetivo, asumiendo segmentos de demanda más exigentes en un entorno cada vez más competitivo. Las entidades deberán asumir nuevos desafíos, generados por el mercado, como son la mejora en la gestión de riesgos, una mayor eficiencia, la adaptabilidad y el modelo de negocio. Asimismo, se espera el impulso de las innovaciones tecnológicas (dinero electrónico, corresponsales, telefonía móvil vía Wap e Internet) en busca de mayores eficiencias.

¿Qué desafíos presentan las microfinanzas en Perú? ¿Está de acuerdo con los pronósticos de COPEME para el sector? ¿Cuáles son los retos de la inclusión financiera en ese país? ¿Cómo se compara con los desafíos de los restantes mercados de América Latina y el Caribe? Nos interesa su opinión. Déjenos un comentario en Twitter @Portal_MF

Explore también nuestro "Perfil de Países: Perú" para acceder a más datos sobre microfinanzas, inclusión financiera y ahorros en ese país.

(*) Fiorela Cabrera, Analista de Investigación y Mercados - COPEME Microfinanzas.​


¿Le interesó este tema? Suscríbase aquí a nuestro boletín quincenal para estar al día con el sector de las microfinanzas y la inclusión financiera en América Latina y el Caribe. 

Tipo: 
Actualidad
País: 
Perú